El Efecto Albedo y el cambio climático

¿Sabías que nuestros invernaderos contribuyen a estabilizar el clima y a luchar contra el cambio climático?

Tras una investigación realizada por la Universidad de Almería y publicada en el Journal of Geophysical Research,, el recubrimiento de plástico sobre el invernadero provoca un desvío de la luz solar hacia el espacio de la misma forma que los glaciales crean en los polos, ya que, al no ejercer los rayos del sol una acción directa sobre la superficie terrestre, se crea un efecto de enfriamiento del clima de 12 veces más intenso que el que se puede ver en otras zonas del planeta. Siendo más exactos y apoyándonos en los datos del estudio, en los últimos 30 años la temperatura media del poniente almeriense parece haber descendido casi un grado. A este efecto se le bautizó con el nombre de Efecto Albedo.

Pero, ¿qué es exactamente el Efecto Albedo?

La palabra albedo proviene del latín “albus”, que significa luz blanca o color pálido. Aunque también puede referirse a la propiedad de iluminación del suelo y su atmósfera. Siendo esta última definición la que más nos interese.

La Tierra refleja parte de la radiación que recibe del Sol a través de tres actores principales: la atmósfera, las nubes y la superficie terrestre. La radiación reflejada por esta superficie terrestre es el albedo. Así pues, podemos definir el efecto albedo como al tanto por ciento de radiación solar que es devuelto a la atmósfera tras chocar con la superficie terrestre.

efecto-albedo

La variación de albedo, puede dar lugar a dos efectos principales: el refrigerante (cuando la luz es reflejada al espacio), y el de calentamiento (cuando la luz es absorbida por La Tierra). Estos efectos, a su vez, están en relación con el color en el que actúan las radiaciones solares, poseyendo los colores claros un tanto por ciento de albedo superior al de los colores más oscuros.

En la siguiente tabla, podemos ver una comparación entre el material de la superficie sobre la que se refleja la luz solar y su respectivo efecto Albedo.
 

datos-albedo

Así pues, volviendo al panorama almeriense, las casi 30.000 hectáreas de invernaderos agrícolas que desde los años 80 se han extendido por la comarca del Poniente, en Almería, han causado un inesperado efecto refrescante en el clima local. Mientras que las temperaturas suben sin excepciones en toda España, incluso por encima de la media mundial, en los observatorios meteorológicos situados en el mar de plástico se comportan en sentido contrario, con un descenso de 0,3 grados por década. El extraño fenómeno no había pasado inadvertido en medios científicos, pero ahora un estudio ha propuesto una explicación verosímil: como si se tratara de un espejo, el color blanco de los plásticos refleja la luz solar hacia la atmósfera y ello frena el calentamiento de la superficie. En cierta manera, los invernaderos contrarrestan a nivel local el efecto invernadero de carácter planetario.
El trabajo publicado en la revista científica, Journal of Geophysical Research, ha sido coordinado por un grupo de investigadores encabezado por Pablo Campra, profesor de la Universidad de Almería (UAL).

Durante la primera fase del estudio se analizaron las temperaturas de los dos principales observatorios de la zona, situados en Las Palmerillas-Cajamar y La Mojonera, y se compararon con las de otras estaciones cercanas que podían servir de referencia.

El resultado fue que las temperaturas del Poniente han llegado a bajar hasta una media de 0,9 grados desde 1980, que es cuando empezó la expansión de los invernaderos, mientras que en Málaga, Granada y Murcia-San Javier el aumento ha rondado los 1,3 grados. Así pues, ha habido una diferencia de más de dos grados. En cuanto a la lluvia, en cambio, no se aprecian variaciones significativas.
El observatorio de Almería-Aeropuerto obtiene resultados intermedios: las temperaturas aumentan a partir de 1980, pero luego descienden en los años 90 hasta alcanzar un balance prácticamente nulo. “Se puede observar cómo los invernaderos se van acercando a la capital a medida que pasan los años”, dice Campra.

temperatura-dalias
evolucion

En segundo lugar, los investigadores analizaron si había habido cambios en la reflectividad de la luz, y los resultados fueron llamativos: desde 1983, el efecto Albedo en el Poniente almeriense ha aumentado un 9%, es decir, se refleja hacia la atmósfera un 9% más de energía que en años anteriores.

Todo esto, supone una mejora en el confort en la zona y la disminución en el consumo de energía para la climatización tanto de viviendas como en el interior de los invernaderos.

Desde Agroinver, animamos a nuestros lectores a combatir contra el cambio climático de una forma sostenible, para que nuestros hijos o nuestros nietos puedan sembrar en la tierra que sembramos hoy.

 

Recent Posts

Deja un Comentario

Gracias a todos los visitantesinvernaderos-agroinver